febrero 17, 2010

El extraño retorno

Hoy senti que era unos de los aurelianos de Macondo, en la parte en la que todos son extrañamente marcados por una cruz indeleble en la frente , lo malo es que siguiendo la historia a todos se los carga el payaso.... es el destino divino no?





Nota: quiero aclarar que no todos los ateos nos salvamos de las impocisiones laborales

1 comentario:

Mortajazario dijo...

Como la marca de Caín, de un tal Hesse...