enero 08, 2010

Bitácora del viaje galáctico a una lejana galaxia de cuyo nombre no quiero acordarme


Fue tan claro como si ocurriera en una realidad aparte mientras la observo por la ventana

Hoy es viernes…..

Bajamos la pendiente, rumbo a la chica idéntica a Rebeca, que en ofrenda a _ sacrifico su cuerpo al atravesarlo entero con una hermosa varilla de Bambú, ante nuestros ojos, al este se observaba la gasstation donde emprendimos este viaje, a través de vitrinas de cristal que exhibían piezas exóticas.
Te pedí que me acompañaras allá, accediste tomando mi mano y caminando a mi lado como si la belleza de la costumbre de los amores eternos formara parte de hasta entonces nuestras vidas, al entrar te perdí, pero Day estaba frente a mi, llorosa y con la desilusión del fin de una vida sin mas esperanzas,todo guardado en sus ojos, le dije que no tuviera miedo, que al menos esta vez, estábamos juntos , un hombre viejo, un anfitrión del gran circo (o al menos eso parecía aquel lugar) nos miro con aires de resignacion, y en sus labios enjugo palabras que no alcanzaron a anclarse en mi memoria pero que decían que la oportunidad de regresar a la vida, se nos había sido concedida. Day me miro un instante le dije que corriera cuesta a bajo, que fuera por los demás, yo como es común en estos casos de ensueño, debía regresar por ti, la muchedumbre obstruía la única salida, mil rostros observaba al tiempo que con fuerzas superiores a mi, te empujaba a la vida, un estruendo ensordeció el lugar, la puerta se cerro, me encontré sola entre desconocidos, en una dimensión que no era la mía, ni la del sueño. Tu nombre y el de los mios se encontraba grabado en letras rojas con relieve…. y al final la vida continuo sin yo poder seguir contandola.

1 comentario:

La Noche (Mi lado "B") dijo...

Tienes un algo con ciertas frases cortas que de tan contundentes terminan resonando en mi cabeza.

(Ese final sigue resonando)