agosto 30, 2009

I Ser de agua


Ser de agua.
Después de repasar sus necesidades una y otra vez, de sopesar su nostalgia, y las amarguras de los tiempos presentes, cayó en la cuenta de que todo se debía a la lluvia, la vida se le estaba yendo por los calores de los días polvorientos, sudaba los años tiernos que no volvería a recordar tal como fueron y no había lluvia que mojara sus imaginaciones. La falta de agua era la causa de todos los males, se dijo mientras pensaba en esa sequia de los ojos y en la aridez de sus tiempos, hubiera sido mejor, andar siempre chapoteando, inclusive cubrirse de musgo, que vivir 100 años sin lluvias…. Entonces se dio cuenta que era un ser de agua y agosto la estaba matando de sed.

3 comentarios:

Maricarmen Nava dijo...

Un tema para reflexionar, tanto real como metafóricamente. Mira que yo sé lo que es una corriente de agua (el río Lerma) tan contaminada y sucia como el agua que fluye dentro de nosotros. Me conmoviste. Te mando un abrazo.

polvo de menta dijo...

no que no volvía el blog????
=)
ah que bueno que si.

Mortajazario dijo...

"...Y no había lluvia que mojara sus imaginaciones"... ni que decir, se dice sólo, lo que solo esta.

Me recuerda al Principito (O será que lo traigo en la cabeza desde hace unas semanas)

"Lo que hace bello al desierto, es que guarda agua en su interior"

Saludos, buena semana.