abril 17, 2009

51... demonios


Eres el diablo?
Y quien no lo es, de entre algún día, en nuestros días, debió haber existido alguno en especial, en el que nuestros pensamientos se tornaron perversos y lo suficientemente seductores y que dé a partir de ese instante en adelante, serian imprescindibles para seguir con nuestras vidas con cierto grado de interés; volviéndonos incluso, contagiosos. De ahí tal vez también, que las personas que nos rodean a menudo, también cedan ante la tentación de probar de la perversidad como eterno y endulzante modo de vida. Condenándonos todos a un infierno, incierto y bíblico, pero que muchos describen como un lugar, en extremo divertido.
Todos somos *el diablo* esa celestial criatura, que puede hacer lo que se le plazca, y que de entre sus múltiples caras, la seducción y la perversidad, la sensación de hacer lo que se quiere o se necesita, siempre será la correcta.
.........................................................................................................................................................................
La novia
(cronica a medias,
de media historia, de dos amantes a medias)
Lamento mucho no haberle dado la importancia que se merece, esta debió ser una extra-ordinaria situación (y en efecto lo fue), lamento mucho que no se notara en mi rostro la felicidad que me provocaba, lamento mucho, haber sentido temor…….. (Fragmento de esos mensajes que a veces escribimos con la intención de enviar, pero sin las ganas, terminando solo con el propósito de acallar nuestra conciencia)
-El Amante: No te quitaste el anillo ni ayer ni hoy….
-La Novia: No, algún problema?......
-El Amannte: Tú conciencia…….
Ambos ríen, envueltos de esa dicha extraña que transpiran los amantes prohibidos. El amor, es algo de lo que ambos dudan, pero el estar ahí, esa tarde, significaba, el comienzo pero también el final de muchas cosas, su historia antes y después de ese instante. Nunca existió destino entre ellos.
El frio eterno, en el que se convertían sus nervios y que hubo de acompañarla por siempre, no le permitían decir o pensar si quiera, la tarde se escurría en minutos , en ráfagas de aire caliente en un ambiente frio. Una ciudad inhóspita, un paisaje carente de belleza, eso era adentro y afuera de sí mismos. Sin un lugar a donde llegar, sin que fueran escrutados por la moral social, esa que se infla y estalla ante el error de los ajenos.
La tarde caminaba en slow motion, bajo el velo naranja de un sol al ponerse, juntos, habrían de recordar las tardes allá donde su sol crepuscular, tenía más significado que este que los cobijaba ahora,
Las tardes son distintas aquí…. Dijo ella,….. Carecen de sentimiento….mientras con unos ojos más grandes que él mismo, la observaba, grabando en su mente esa imagen, eternizando momentos.
El camino de regreso, se volvió más pesado, las cansadas horas, el ejercicio del sexo, dejaba estragos en sus cuerpos, de vez en vez, el pasaba el dorso de su mano izquierda por la mejilla de ella, en una caricia solemne, tratando de tranquilizar su conciencia y ella en su silencio interno agradecía profundamente con una sonrisa tímida.
El tiempo, siempre el tiempo que nunca es suficiente, siempre las despedidas, siempre los adióses. Después de tantos, las manos y las tristezas se acostumbran; ésta situación era nueva, decidieron sin palabras que no importando el resto del mundo, ellos permanecerían juntos, pero la conciencia de no hacer lo correcto, sabia a silencios incómodos a caras largas, a miedo, un miedo intenso, pero que no era suficiente para detenerlos. Ella se repetía y le decía, que se iría al infierno, entre risas, entre juegos, entre caricias, él decía, que solo era una buena obra para un desvalido, que lo más probable era su camino al cielo; en esos momentos, ella recordaba y trataba de cegar los ojos para no ver la realidad de las cosas, la razón de todo esto, la gran razón que propicio quizás esta extra-ordinaria situación y que ahora los envolvía en un juego seductor pero prohibido.
LN: te vas a ir al infierno conmigo?
EA: lo más probable es que yo me vaya primero, y si es así, allá te espero para hacer nuestro cielo juntos.
Muchas horas después, al recordarlo todo, ella se arrepentiría de no habérselo comido a besos en ese instante, de no haberle externado la inmensa felicidad que su presencia le brindaba, de responderle en un abrazo de mil horas, en múltiples caricias, en su sexo, entre sus piernas............(todo lo que no pude decirte como siempre, el temor me corto la voz, el instinto que siempre existía, lo perdí, te quiero, todo esto es importante, no tengo otra palabra, todo es extraño, pero de tan extraño es hermoso y emocionante, tal vez sucede ,porque tenemos la edad, para vivirlo, le tristeza en los párpado, y los años perdidos, los que pasaron y los que vendrán, los días que pasamos juntos, la música que compartimos, los eternos silencios, la comida china, los paseos en circulo en una ciudad interminable, las madrugadas y las risas, el humo, la confusión, los ojos, la infinita tristeza, la nostalgia, la melancolía, lo que no fue, lo que soñamos que pudo ser, la inocencia y lo que nunca será,)

2 comentarios:

polvo de menta dijo...

tenía mucho de no andar en los blogs... y psss tenía que pasar a hechar chisme aquí.

escribir es siempre acallar la conciencia, siempre hay algo en el fondo: motivo, persona, idea, sentimiento... ash

La Noche (Mi lado "B") dijo...

Mortajazario says: " entonces escribí lo que todo buen escritor comprende: erase que se era".