septiembre 29, 2008

Take you on my cruise


Despues de pensarlo un rato, despues de vaciar el cerebro sobre la palma de su mano, tomo las llaves y salio. No habia un lugar, no habia palabras, las ultimas se las dejo olvidadas en el libro de Hesse que cerro por la tarde, no habia tiempo, solo alguien.
Subirse al auto fue muy sencillo, encenderlo, con determinacion, e inclusive alzar la vista al camino, como quien sabe con seguridad el final del mismo. Along the way tears drown in the wake of delight.
Sabia muchas cosas, era capaz de tantas tambien, sin embargo, la seguridad no era parte de su personalidad, al salir esa tarde de su casa, dejo atras los ojos cegados de prejuicios, las ganas ahogadas de mil veces. Iria a su encuentro con lo que mas temia; iria tras su respuesta.

La historia de su vida, la historia de ese momento en particular, podria carecer de originalidad ante los ojos quisquillosos ajenos ,pero eso no le importo, sabia que en el fondo los demonios de cada quien se agrandan y se acomplejan en la cabeza de quien los posee, pedir respuestas a la persona que las tiene, lo hace cualquiera, pedir respuestas para aprender a darle continuidad a una vida dependiente, talvez solo ella.

Encendio la radio, Baby don't you try to find me Lady there is no need to fight Lady don't you try to find me Baby it will be alright.
Y una guitarra distorcionada , se precipito de las bocinas, acariciandole los ojos llorosos, por alguna extraña razon, esa cancion producia siempre ese efecto en ella, podia hacer brotar la melancolia mas tortuosa que hubiera conocido antes, como si esas notas fueran la contraseña que abre la caja con los demonios, esos que ella siempre vio con un solo rostro.
El camino siempre estuvo ahi, pero ella no lo reconocio hasta entonces, estaba determinada y aunque su autoestima no la acompaño esa tarde , tenia un plan.
El tendria que estar, tendria que ser, la respuesta, lo que siempre espero que fuera, sentarse a dejarse ser esperada necesitada por el, pero eso, nunca paso y ella sabia en el fondo olvidado de su cordura, que las cosas no estaban bien, que habia delegado a terceras , a primeras lo unico que poseia, que El, podria destruirla , aun sin proponerselo, porque ella ya estaba rota, la espera , la eterna espera, habia amedrentado su dignidad. Idealizar al igual que imaginar, fue siempre lo que ocurria con su vida junto a El, y esa idea venia revolviendo su cabeza al ritmo de esa cancion oscura que la llevaba entre lagrimas al destino destructor.

I am the scavenger between the sheets of union ,lately I can't tell for sure whether machines turn anyone y un silencio espeso la recorrio entera, y salio por la ventanilla del coche, sus ojos entonces reconocieron el lugar, sus ojos entonces vieron acercase el tiempo crucial. Detuvo el coche sin mayor problema justo donde sabia que El podria verlo, toco el claxon, y espero.
Al termino de unos segundos apenas, El bajo y se paro frente a la puerta del copiloto, los silencios volvieron por su boca, no hubo cruce de miradas, ella no pudo voltear, el carecia de sentido, y entonces ella dijo:
.-Vendras?... Y esperaba mas aun, esparaba ingenuamente que su rostro se tornara multicolor, que la expresion en sus ojos no fuera siempre de dolor al verla, esperaba, lo mismo que esperaba cada vez que lo encontraba, con esa explosion de mariposas en el estomago, mismas que pasados unos minutos se convertian en miles de insectos lacerosos.
Pero a El, las palabras no le salian, en su rostro se reflejaba la lastmima, el sentimiento mas horrible del que es merecedor cualquier ser humano, la conmiseracion, la culpa, la incomprension, la indiferencia.
Ella se acerco a la puerta del copiloto alargando su brazo,para abrirla, y dijo:
.- Vendras? en su voz una ligera linea llorosa se dejo escuchar y entonces continuo: No digas nada, no tienes que explicarme nada, solo quiero que subas, que estes conmigo, que me des lo que yo te di.
.- El tomo la puerta abierta, sin asomarse aun, y espero a que las ideas invadieran su voz falta de ellas.
Ella cerro los ojos, y espero, como bien sabia hacerlo, sabia que las cosas no cambiarian aun con su arranque atascado de coraje de esa tarde. Escucho la puerta cerrar y pizo el acelerador, mientras la misma tarde se tornaba en cobre al horizonte, mientras sus sueños se envolvian hasta desaperecer, mientras ......


White goddess, red goddess,
black temptress of the sea you treat me right. Black goddess,
red goddess, white temptress of the sea you treat me right,

Oh my love, we are sailing to Norway, oh my love to sailing to night.


septiembre 27, 2008

Dieand...


No le digas a nadie pero te extraño, me dijiste, cuando nadie nos vio, me abrazaste y sonreimos las dos, como las complices que aprendimos a ser, como las burlonas que nadie comprendia, nosotras siempre, nosotras juntas.

Te dije que tambien yo te extrañaba, que nadie se reia conmigo como tu lo hacias, en los domingos al medio dia, con las cientos de canciones que le inventamos al Bocho, viendo los muppets o coreando canciones tontas, parece que mi madre nos crio para reirnos de todo, para encontrarle sabor a la simpleza de los dias, para rebuscar entre las frases vacias, las palabras que encendian las carcajadas. Te extraño, te dije, y las ganas de llorar entre risas se asomaron por la ventana de mis ojos, de mi boca, me miraste y en tus ojos vi , eso que siempre tienes cuando me miras.

Me dejasate empujarte de vez en cuando, jalarte de la mano, muchas veces renuente aceptaste, tu indiferencia me dolia tanto, no se como aprendiste que el cinismo era un arma letal, aveces lograbas hacernos tanto daño, aveces eras una extraña disfrazada de mi hermana. Pero volvias, y la complicidad entonces era en un sentido siniestramente divertido. Los años han logrado que tus modos se apacigûen, que esa madurez que los padres siempre exigen se asome desde tu cabezota de vez en cuando. Mirabas siempre hacia afuera por la ventanilla del coche,en el asiento de atras, jamas pusiste atencion al camino, decias que, mientras yo estubiera, no habia razon para preocuparse por decidir que camino tomar, yo conduciria por las dos

Recuerdo que mama siempre me dijo, "Dejala es mas chica que tu", como suponiendo que la diferencia de edades , me daba desventajas racionales, y tratè entonces de ser el ejemplo que afanosamente, los padres quieren que los hermanos mayores sean para los que les siguen, pero tu , tu siempre has sido autosuficiente, tu siempre has sido superior, y muchas veces dude que mis esfuerzos por ser guia , sirvieran de algo, tu siempre distante, tu siempre distinta. Nunca imagine que yo seria tu heroe, y que todo lo que ahora forma tu mundo en una parte sea gracias a mi, y no es egocentrismo, es mas bien , agradecimiento profundo, pero claro, esas cosas no se dicen, se obvian y ya.

Dejarlos, dejarte, me ha costado noches azules, y dias sin colores, tantos años ya, tantas cosas que ya no se compartieron, justo cuando pareciamos ser una sola, esos caminos que debo seguir ya sin ti, esos mismos que algun dia tu sola andaras, han quebrado un poco las sonrisas y los dias felices que no suceden mas.

Debo dejarte conducir tu vida, quitarle las rueditas a la bici, y esperar que vengas a contarme , cuantas veces te caiste y que tan sinuoso fue el camino amarillo que te trajo devuelta a casa, debo alejarme un poquito para que descubras que las decisiones que uno toma, no siempre son las acertadas, debo mostrarte los caminos para que los recorras todos y una vez conocidos , decidas cual sera el tuyo. Debo esperar que regreses para burlarnos juntas de todo lo que nos rodea, y que nadie nos comprenda, y nos miren como las complices que siempre hemos sido.

Me voy a sentar atras, y dejare que me lleves.


septiembre 25, 2008

Urgencias..... parte I



(por eso no creo en los dias festivos.)


La mañana comenzo desangelada, era Domingo y sin embargo parecia tan gris, uno de esos dias olvidables, que carecen de nombre, uno siente en el ambiente , en los pasos de la gente, cuando es lunes, o en el olor del aire cuando es miercoles o viernes, este Domingo, en cambio, no tenia color, era un dia sin nombre solo faltaba la lluvia para pasar como aquellos dias de monotonia humeda que Garcia Marquez retrato en Macondo, cuando les llovio por 4 años seguidos.


Llegue a la guardia de fin de semana, llegue temprano, las noches antes de una guardia es escencial y muy aconsejable dormir temprano, el desgaste en Urgencias es extenuante y nunca hay cama y horas bastas de sueño, suficientes para reemplazar las que perdemos ahi. Al entrar , el sinsabor del domingo se extendio hasta esa sala , eran las 7 en punto, pero aun no llegaban los medicos a cargo, asi que corri hasta el comedor, la comida de un Hospital siempre es bien recibida para un pobre medico en desgracia, asi que llegue ahi, un platano a punto de maduro, un paquete pequeño de galletas Marias, un triangulo de sandwich y un vaso de atole de Maizena para acompañar, todo lo que podia caber en los bolsillos de mi bata blanca de medico pulcro, y corri de regreso justo al pase de visita de la sala de Urgencias Pediatricas.


Para ser domingo, la sala lucia desolada, solo un niño de 2 años que habia llegado en la noche y al que se le dejo en observacion por presentar crisis convulsivas , causa febril, pasado el pase de visita estaba listo para irse a casa. Cuando estas en urgencias, y ves la sala y los pasillos vacios, no debes decir nada al respecto, es augurio de mala suerte para la guardia, pero eso no lo sabian los MIPS (medicos internos de pregrado), y como el olor putrefacto en el muerto, el augurio se hizo realidad al cabo de unos minutos apenas y entonces todos quedamos convencidos de que "eso" existia.


No pasaban aun de las 8 de la mañana, cuando la jefa de enfermeras llego corriendo a la sala, yo la vi correr cuando paso junto a mi en el pasillo que dividia Urgencias adultos y Urgencias pediatria, fue un momento en el que el tiempo se detuvo, todos quedamos congelados, los pasillos ya empezaban a llenarse de pacientes, y nosotros a correr de una lado a otro, pero cuando ella paso, todo se paro, todos la vimos y nos hicimos a un lado a su paso. Corria hacia la sala con un bebe en brazos, fue una imagen horrenda, el bebe estaba desnudo, no lo traia con algo que lo cubriera, era un pequeño costal marmoreo de huesos y piel palida verdosa, ella era puras lagrimas sin voz, pero por sus dos franjas en la cofia, todos la miraban con respeto.


No hubo palabras, entrego al bebe, el doctor lo recibio y dando ordenes con rapidez, se preparo una mesa de exploracion con el carro rojo listo, una lampara con luz amarilla, las enfermeras listas, todos nos encontrabamos espectantes, el doctor tardo mas de lo acostumbrado para emitir un posible diagnostico, fue por ella, por el dolor de alguien conocido, el y otras enfermeras rodearon aquella mesa, y la rapidez seso de pronto, como cuando un ferrocarril es obligado a parar.


Muchos suspiros, caras de asombro y las palabras seguian sin aparecer. La jefa estaba afuera de la sala, se dice en medicina, que cuando el paciente es un familiar o un conocido, vale mas no estar serca, con ella se encontraba una pareja joven, los dos llorosos, los dos con cara de culpa. El doctor mando llamar a la jefa, y despues de unos segundos, se oyo muy fuerte y contundente como ella se rompio en mil pedazos.


La guardia comenzaba mal, demasiado mal, para un domingo 10 de mayo, llegaron los agentes del ministerio publico, llegaron personas ajenas al hospital, el aire se enrarecio, las caras de las enfermereas y los demas medicos se tornaban grises, llenas de un dolor colectivo. Los padres, unos jovenes de apenas 17 y 18 años respectivamente, despues de haberlo torturado, segun ellos como un juego, lo dejaron llorando hasta que el bebe murio, dijo el doctor dando una explicacion de lo que acaba de suceder.


A mi me toco revisarlo y quitarle todo lo que las enfermeras en un afan inutil, de resucitarlo, le habian colocado en muñecas y tobillos, tenia fractura maxilar derecha, fractura de clavicula y una costilla tambien de lado derecho y muchas marcas de mordidas por todo su cuerpo, sus ojos cerrados , mostraban su dolor aun despues de muerto. La jefa inconsolable, daba interminables e irracionales explicaciones de lo que su hija y su inmaduro esposo habian cometido. Recogimos al bebe lo envolvimos en una mortaja pequeña y lo entregamos a los camilleros, a los padres no se les fue permitido verlo de nuevo, no se aun, si ese fue un castigo, fue llevado al anfiteatro, pero por respeto a la jefa, que estaba en su ultima semana antes de su jubilacion, no se le realizo la necropsia de ley , dadas las circunstancias de la muerte. Apenas corrian las diez de la mañana......

septiembre 23, 2008

Tres relatos treS (serie)

Y se murió……..


Si hace como dos semanas, no lo vio en el periódico?
Yo lo vi, pues yo venía en el bus.
Es que ya era bien tarde, tardamos bastante en la clínica, lleve a mi mama a la cita de cada mes, y saliendo nos subimos al veinticinco.

Veníamos a tras de el como a 5 asientos y se veía normal, bien normal, de veras, como son estas cosas, ¿verdad?
Pues uno ni se imagina lo que traen en la cabeza la demás gente. Que tal que uno anda todos los días entre rateros y de esos que secuestran y uno ni cuenta se da.

Si hombre, yo le venia viendo la cabeza, así por atrás , y pensé que venia dormido, porque nomás venia viendo pa bajo, traía una camisa gris y el pelo bien cortito me acuerdo , lo estaba viendo porque tenia un lunar bien grandote a lado de la oreja que parecía mancha y como me venia mareando , nomás le veía la cabeza pa fijar la vista algún lado..

Y ahí a la altura de la joroba de antes de llegar a Madero que se para así como si fuera a asomarse por la ventana, ya ve que esos autobuses traen las ventanas bien grandotas, y pues uno ni en cuenta, pues que iba a hacer yo.

Y bien rápido que abre mas la ventana, que se alza y que se avienta desde ahí cuando el autobús estaba en lo alto de la joroba y se cayo ,ahí hasta abajo.
Pero bien rápido yo apenas alcé la cabeza y el estaba parado y con un brinco, porque estaba bien flaco, que se alza y se aventó así bien rápido. Veníamos bien poquitos en el camión y pues cada quien venía en lo suyo. Nadie hizo por agarrarlo pues venían sentados lejos y yo; yo ya no me puedo parar tan fácil.

Nombre yo ya cuando le grite al chofer, ya se había aventado, le dije “parece, que se aventó, el chamaco se aventó”. Ya no más lo vi que cayó. El pobre chofer, que da el volantazo, pero luego luego, se enderezo.

Pues ya el chofer se paro bajando la joroba, yo me baje pa ir a ver al muchacho a ver si lo conocía, mi amá venia atrás de mi, pero ya ni la espere. Uste cree todavía movía la mano, pero tenia la cara toda llena de sangre y a mi medio cosa moverlo, la gente nomás se le quedaba viendo, las manos le quedaron arriba, traía una bolita de papel en la mano, así bien apretada y unos tenis que parecían nuevos, bien bonitos, se le rompió el pantalón en la rodilla de este lado, así como si hubiera tocado el suelo primero con la rodilla.

“Hay mijo! “ que grita mi amá,…. “ se parece al hijo de Hilda”..me dijo, yo no me había dado cuenta pero si se parecía , nomás que ya no le vimos bien la cara, pero le digo seguía moviendo la mano así poquito, la apretaba , pero no decía nada ni se quejaba, pues que mas verda?
Nombre la gente se junto bien rápido, pa cuando llegamos ahí ya había bastantita gente y como nadie venia, ni la policía ni un transito o la cruz roja, como pasa verda?, cuando ni los busca uno ahí andan.
Yo estaba ahí nomás viéndole la mano y a ver si respiraba, luego la mano se apretó así fuerte, que suelta un así como tosido, y se murió! Así, bien rápido.

Uno dice chingao, hombre, tan jóvenes y ya tan pronto se agarran de broncas, ya los chamacos viven sin ganas. Nomás dios sabe que tantos problemas traería en la cabeza,


Que dios lo tenga en su santa gloria!...




Foto: Jose Arturo Rivera

























septiembre 11, 2008

W.C.I.B.Y.



A Miguel sin pretenciones.


Los negocios, las mujeres, dudo mucho que alguna haya valido esto, todas eran unas putas, ninguna lo valía, ¿o sí? Ya no importa, no había sido en los últimos años una persona muy grata; cualquiera a mi alrededor en este mundo de vacío y perdición en donde nadie confía ni en su sombra, cualquiera podría o más bien pudo haber tenido una buena razón, una suficiente para hacerlo, yo sabía que sucedería en cualquier momento, era cosa de tiempo, el miedo siempre existió, pero uno aprende a vivir con eso, se vuelve cosa del diario.
Esa noche lo vi al entrar al Exit, el nombre exacto que se merece un lugar como ese; Max y yo lo topamos en la gran puerta del lugar, se veía contraído, tímido, nada normal para el tipo de personas que regularmente acuden ahí; y justo cuando lo vimos de frente, me miro fijamente, sostuvo la mirada tanto tiempo que no tuve de otra que voltear hacia otro lado, una mirada acusadora, quemante, en realidad en este bajo mundo uno se acostumbra a eso, pero en ese lugar, fue extraño.
El asunto era otro entonces, queríamos alargar la noche tanto como se pudiera, era momento de festejar, siempre había una buena razón para hacerlo cada noche; el Doc, ya nos esperaba adentro ..*Este es el vuelo del DC337 y una vez abordo, jamás volverás * me dijo mientras me abrazaba con un gesto de complicidad infantil y ponía en mi mano una capsulita purpura, justo cuando pusimos un pie dentro de su territorio donde se encontraba rodeado como siempre de escuálidas chicas, freaks y sujetos ya enfiestados. El DC, me dijo Erick, el Doc (quien había casi terminado la eterna carrera de medicina, y ahora se dedicaba al honroso oficio de la Sickpharmacy como le decía él, en realidad solo se trataba de hacernos llegar esas capsulas y sustancias extrañas capaces de desatar locuras y noches extremas) solo era para empezar la noche, y que si aguantábamos el vuelo, ya tendría preparada la siguiente aventura psicotrópica.
-Tómala ya, ella se encarga del resto… me dijo mientras se volteaba a continuar su fiesta con sus amigos; y yo claro, necesitado de expansiones y vuelos mentales, le hice caso.
El ambiente ahí era el habitual, mujeres vampiro con labios negros y cadenas sobre las caladas medias que cubrían sus piernas, sujetos en largos trajes pesados y negros con un gesto amargo, maquillados como el cuervo o peor aun como Gene Simmons el de Kiss; ahí siempre se mezcla todo tipo de gente; tocaba una banda en el escenario y una pequeña multitud se movía de un lado al otro al ritmo valsesco de una sombría canción de amor.
-Este vuelo todavía no empieza…. Le dije a Max a gritos por el ruido de la música,ya para entonces estridente, pero él me miraba como si mi cara fuera algo muy extraño extraño, extraño, extraño.
Escuche un *clic* y de repente todo se fundió, al abrir los ojos Max era purpura, yo era purpura, las luces me movían como olas y yo las saltaba y corría tras ellas. Sonó Why can’t i be you y era realmente extraño cómo todos se movían con la canción, yo trataba de imitar la ridícula coreografía del video ochentero, donde sale Robert enfundado en una botarga de oso con los pelos despeinados. Pero mis pasos eran lentos porque el piso de colores se movía continuamente y caí en él, en una explosión de risa incontenible junto a Max, quien intentaba seguir mis fallidos pasos de baile.
Permanecimos tirados en el suelo cantando y rodando sobre los colores, la gente nos movía con los pies y supongo que alguien debió recogernos del suelo, porque de pronto ya me encontraba tumbado sobre un mueble rojo,que paercia tragarnos, mientras el sujeto que se encargaba del sonido del lugar comenzó a poner canciones que yo conocía muy bien, una tras otra como si las hubiese dictado de mi mente, entonces aletargado como estaba, vi que mis primeros recuerdos se me escapaban por los ojos y las orejas envueltos en celofán de colores como si fueran fotografías en álbumes virtuales, musicales y se me fueron todos, quise gritarle que repitiera las rolas en un afán idiota de recuperar mis recuerdos, pero no podía escuchar mi propia voz. Entonces, me quede absorto y sin memoria.
Lo último en mi mente era la tonada de why can’t i be you, y que el sujeto de la mirada fija de la entrada me tomo por el brazo y me saco del lugar. Paralizado por una mezcla de miedo e incompetencia mental para hilar ideas, no pude pronunciar palabras o gritar, solo camine con paso torpe y etílico junto a él, más bien colgado de él. No recuerdo su voz pero supongo que fue porque creo que no hablo en todo el rato, el camino parecía conocido, y de entre mi estupidez por el viaje purpura, me di cuenta que ese era el camino a mi departamento.
Al llegar a la entrada, tras subir los escalones a jalones, él se torno en extremo violento pero su rostro era extraño como si estuviera sufriendo al golpearme; yo solo podía meter las manos entre los golpes que estaba recibiendo, no atinaba a responder a ninguno, el me golpeaba con los puños al pecho, el abdomen, la cara, la quijada, yo no tenía fuerzas para defenderme, de pronto, de entre sus ropas saco un cuchillo pequeño con el mango negro, el tiempo pasaba tan rápido y yo tan aletargado y cansado por la golpiza, ya no pude más que resignarme a cumplir su plan solo alcance a gritar tal vez ya sin voz, igual hubiera valido no hacerlo. Primero en el abdomen, justo en mi cicatriz de la apéndice, si, el era torpe o muy inteligente y además zurdo, después hundió la hoja filosa en todo mi cuerpo, el aire comenzó a faltarme y mis ojos aterrados presenciaban como la sangre salía de mi cuerpo para no regresar jamás, justo en ese momento que mi mente aun registraba las escenas de mi muerte, escuche un *clic*.

Por obra caprichosa de lo inverosímil e inexplicable al abrir los ojos, era yo quien hundía una y otra vez el cuchillo sobre el cuerpo que tenia acorralado e indefenso debajo de mi y que era otro y era el mío; mas el terror que se había apoderado de mi, rápidamente se convertía en ira que iba desahogando sobre aquel que fuera mi cuerpo.
Grite hondo y fuerte y grite quizá por horas, por mi mente pasaron ideas absurdas junto con segmentos vividos de mi recién cortada existencia, todo parecía increíble como en un muy mal sueño, un mal viaje. Respiraba, movía a placer un cuerpo que no era el mío y sin embargo el aire me faltaba, me sofocaba intentando jalarlo, sentía en la piel el frio eterno de un muerto; recordé entonces al Doc, y sus sentenciantes palabras que resonaban en mi cabeza nublada… jamás volverás …. Y pensé en la suerte de Max. La irrealidad y los hechos de pronto cayeron de peso en mis parpados, no sé como llegue a la cama, tal vez mis pasos rutinarios e inconscientes lo hicieron por mi consciente aturdido, sentía como poco a poco mi cerebro se iba fundiendo en la nada, una vez ahí caí en un sueño casi sepulcral que podría jurar duro años.


. . . . . . . .
Sorpresivamente se despertó, nervioso, con el cuerpo pesado y muy agitado, se sentó en la orilla de la cama una vez que pudo zafarse las pesadas cobijas, volvió a fijar la mirada a la nada e inconscientemente en un acto reflejo se llevo las manos a la cara, las cuales se restregaban con tal fuerza como si quisieran arrancar la piel. Se levanto por fin, balbuceaba, se podía escuchar el murmullo colérico, pero casi imperceptible, dio cinco pasos y ya se encontraba en la puerta del baño y al entrar…. Su reflejo en el espejo lo dejó desconcertado….
El rostro avejentado con las cicatrices de la noche, de una vigilia de días, la sangre seca en las mejillas y hasta en los cabellos cenizos. Las manos también manchadas de esa sangre extraña. Su rostro avejentado, un rostro que no era el suyo.
Rápidamente los flashazos fueron apoderándose de su mente, los ojos veían mas si permanecían cerrados, viendo así las imágenes que recibía multiplicadas, en fragmentos y sin coherencia consciente de los lugares y las acciones que iba reconociendo del inconsciente despierto, entonces cayó en cuenta de la rara e inexplicable situación que estaba viviendo
Sonó el teléfono, los ojos desorbitados y la mente ocupada intentando recordar, no le permitieron escuchar los primeros timbres, sonó de nuevo y la contestadora se activo:
-…….* deja tu mensaje, te contesto cuando pueda*….; se escucho el tono seguido de un silencio largo, como de un minuto, un eterno minuto.
Él, salió del trance tras el silencio, esperando una voz, algo que lo regresara a una realidad o que por lo menos lo sacara de la ficción que recordaba.
Una vez más sonó el teléfono, esta vez se apresuro a levantar el auricular; una voz de hombre viejo y fumador se escuchaba del otro lado del teléfono, este le hablaba cautelosamente:
-¿Es usted?..... ¿Quedo cumplido el encargo?......dijo la voz.
Mas él no pronunciaba palabra alguna, el hombre tras el teléfono, solo pudo escuchar la respiración entrecortada y agitada que era el único ruido que de él provenía.
-*Muy bien, ¿lo disfruto?.... hombre de pocas palabras eh? espero volver a hacer negocios con usted, ya está dentro, vale más que no se aleje mucho*…… termino por decir la voz y colgó.
Él se quedo con el auricular en la mano, escuchando el tono intermitente y fastidioso del teléfono al colgar.
Recordando la ira y la desesperación, comenzó a recorrer la habitación, debían ser las seis o siete de la tarde, solo que en invierno las noches caen más pronto y lo obscurecen todo.
Sus pasos reconocían el lugar, eran sus platos en la cocina, su cerveza en el refrigerador, su cuchillo corto en el fregadero encima de restos de sangre que se diluía con la gota de agua lenta pero permanente que caía del grifo, se detuvo frente a él, volvió la mirada hacia atrás con rapidez, en sus ojos se reflejaba la realidad que buscaba, ahora los incoherentes flashazos tomaban forma; apresuro sus pasos hacia la puerta de entrada y justo detrás de el loveseat que se interponía entre él y la puerta, se detuvo en seco, un olor fétido y agrio de sangre, lo hizo arquearse en un reflejo nauseoso; la expresión en su rostro de pronto se mancho de un profundo e indescriptible pánico, cayó sobre sus rodillas y sobre sus manos temblorosas que apenas y lo sostenían, el sudor frio y espeso que caía de su frente comenzó a ahogarlo y las nauseas parecían incontrolables, frente a él yacía un cuerpo bañado en sangre que se coagulaba, frente a él yacía el cuerpo que hasta ese momento recordó, había sido el suyo, enmudeció de golpe, la catarsis de su cuerpo lo mantuvo inmóvil por minutos, cuando por fin reacciono, levantó su nuevo cuerpo viejo, este que ahora habitaba y sin despegar la mirada aterrada de su cuerpo, el que yacía, sus piernas aun temblorosas lo alejaron del suelo plegostioso y rojo; y caminando en reversa, volvió al espejo revelador que lo esperaba, de nuevo con su rostro nuevo y extraño.
Los cabellos opacos, sin rumbo que enmarcaban la agrietada fasie avejentada de un rostro con los ojos vacios en los que solo habitaba el miedo y la incongruencia, mientras en su mente fluctuaban las olas de la conciencia embravecidas, tratando de orillar la realidad a tierra firme, una realidad que no pertenecía al cuerpo que la reflejaba, parecía como si todo en su cabeza corriera en círculos, en un eterno comenzar. Las ideas comenzaban a hilarse una a una, los recuerdos volvían ya sin música, las historias, el intrincado rompecabezas de materia gris, las razones, las mentiras, la noche, su vida, la muerte, el viaje purpura…. Jamás volverás.……
. . . . . . . .
Los negocios, las mujeres dudo mucho que alguna haya valido esto. . .


septiembre 10, 2008

Mr Krinkle



La primera vez que escuche a Primus, paso sin pena ni gloria, fue en un compilado de woodstock del 94, con Thoes Damned Blue-Collar Tweekers (?) desmadre, lodo, muchas bandas, por eso ,creo, ni me acuerdo bien de la rola. Me lo compre a treinta pesitos en cassete. ( que tal)

La segunda vez que me tope con Primus fue por el lado visual, y entonces dije: " A estos vatos los conosco de algun lado, se ven dementes"

La tercera vez que los Primus se encontraron conmigo (ja!) fue la definitiva, llevaron el de Animals Should Not Try to Act Like People en donde vienen todos los videos, al depa, (ese hoyo funky de interminables anecdotas, pero esa es otra historia) creo que entonces solo estabamos 3 ante la tele, esperando la primer imagen bajo el influjo etilico y un ambiente atascado de humo y carcagadas. Y creo tambien, que fueron demasiados colores e historias bizarras, las que esos primos contaban en sus videos, los vaqueritos tipo pimpon plastificados, el cerdo que le canta a Mr. Krinkle, Tommy el gato, el grangerito mas chingon que el diablo, en fin finuras me sentia como si estubiera ante un plato de frutiloops maniacos, que me invitaban a deborarlos. Los olores y siniestros dientes del Mud, y ese bajo endemoniado del Claypol, (se piensa que podria ser extraterrestre) y los otros dos locos que lo acompañan, porque se necesita estar loco, para crear imagenes y musica de esa manera. Esa noche frente a los videos, soñe que un inmenso mar de queso y espagueti, undia mi barco de plastilina mientras yo escuchaba: To many puppies.

Me saturaron de colorores y notas psicoticas y el humo hizo lo suyo, queda decir que fue una noche larga y extraña. Los tres acordamos que ese dvd debia ser guradado y sacado solo en caso de urgencias.

" Las chicas cachondas y sabrosas, escuchan a Lupe Fiasco, las locas e intersantes a Primus"..... frase de una platica memorable y muy culta.

N. quice poner el video de Mr. Krinkle, pero no se pudo.

septiembre 09, 2008

Missing persons.



Ya te extraño, creo que es solo por temporadas cortas,
despues de algunos dias.
Ya no es tan seguido, y aveces pasa tanto tiempo entre una y otra,
que he llegado a pensar que no te extrañare mas.
Pero luego, llegas de nuevo a encallarte en mi sueño, en mis pensamientos del diario,
llegas a hacerme falta.
Y aqui estas, otra vez, donde en realidad no estas.
Y se me ocurren cientos de palabras, de frases para ti,
mientras camino, mientras condusco,
cuando nadie me olle .
Seria mas sencillo si mis pensamiento te llegaran integros
sin el proceso de escribirlos y leerlos,
sin intermediarlos.
Casi te puedo ver aqui, como mis recuerdos me lo permiten
mis versiones de ti.
Mirandome como lo haces siempre, como si me dolieras,
como complices de una melancolia infinita.
Tocando mi rostro, callando siempre, silencios,palabras y risas
la misma musica que nos persigue a donde vamos,
mirando los espacios vacios del cielo de la habitacion
donde siempre estamos y que siempre es distinta.
Ya te extraño, es cierto,
extraño los dialogos simplones, graciosos y aveces morbosos,
extraño tus labios y pasar mis dedos por tu cabello moldeable,
extraño estar, sentir, ver. Te.
El compromiso del nunca ser,
de siempre vivir la ultima vez, entre sabanas rasposas
Extraño las prisas y las horas contantes, las madrugadas, tu risa,
que llegues y que vengas conmigo.
".....recuerdos de un cuarto de hotel,
en las horas tiernas del dia.
Que se avalanzan sobre dos cuerpos
extraños, muy bien conocidos,
distantes y distintos.Viniendo siempre de su lejania.
Siempre.
bien-venida seas." (despues nos reimos un buen rato)


hoy ando de cursi, y me da por extrañarte demasiado.

septiembre 02, 2008